Botón azul

Botón azul

Falsa medusa Botón azul

Aunque suele confundirse en muchas ocasiones, quizás porque en su nombre en inglés tiene la palabra jelly como en jellyfish (medusa), el Botón azul no es una medusa sino una Hydra.

De nombre científico porpita porpita, esta especie pertenece al género Hydrozoa y es un animal de colonia, integrado por pólipos individuales y especializados cada uno en una determinada función como alimentación, defensa o reproducción.

Hydrozoa botón azul

El botón azul, sin embargo, sí está emparentado con las medusas, ya que ambos pertenecen también al grupo de animales marinos calificados como Phylum Cnidaria, al que además pertenecen los corales, las anémonas y otras especies.

Composición y tamaño

Es relativamente pequeña y mide alrededor de 2.5 centímetros de diámetro. Está compuesta por una caja o plataforma central, dura y con variaciones cromáticas entre el marrón y el dorado, que a su vez está rodeada de tentáculos. Estos tentáculos, que van del azul intenso al verde brillante, tienen células urticarias.

Porpita porpita, Botón azul

Alimentación y reproducción

Los botones azules se alimentan de plancton y otros organismos pequeños, y su reproducción es de lo más curiosa, ya que son animales hermafroditas, lo cual quiere decir que cada ejemplar posee órganos sexuales masculinos y femeninos.

Estos órganos liberan huevos y esperma en el agua para el acto de fecundación, con la consecuente transformación de los primeros en larvas y posteriormente en pólipos.

De hecho, los botones azules son colonias de diferentes tipos de pólipos que se van formando a medida que uno de ellos se divide como resultado del acto reproductivo para formar otros nuevos.

Fotos de la botón azul

Distribución geográfica y hábitat

El botón azul se encuentra fundamentalmente en las aguas templadas de Europa, el mar Mediterráneo, el Golfo de México, el sur de Estados Unidos y Nueva Zelanda.

Vive sobre todo en la superficie del océano y en ocasiones puede llegar hasta la orilla, siendo visible para miles de bañistas en playas o habitantes de comunidades costeras.

Aunque no es de las especies marinas más peligrosas para el ser humano ni su veneno es de los más mortales, se debe evitar el roce o contacto con el botón azul, ya que su picadura o mejor dicho, el veneno desprendido por sus células urticarias, causan irritación en la piel.

Cómo proceder ante una picada de botón azul

Lo primero que debes hacer si fueras picado por un botón azul, o piensas socorrer a una víctima, es cubrir tus manos con una bolsita de plástico o guantes para retirar los tentáculos y fragmentos que pudiesen haber quedado en la zona de la picadura, tal y como se haría ante una picada de medusa o barquito portugués, más severos que el botón azul.

Si en ese proceso te auxilias de arena o agua tibia el resultado será mucho mejor, ya que se alivia un poco el dolor o picazón.

Después, para atenuar la comezón, se puede aplicar en el área picada compresas mojadas con agua, zumo de limón o vinagre o amoniaco rebajado. Es importante que conozcas que por muy molesto que sea, no se debe uno rascar buscando alivio, que sólo sería momentáneo para después empeorar.

Compártelo en tu red social: