Medusa gelatina cristal

Medusa gelatina cristal

Medusas gelatina cristal

Elegante y casi transparente, este tipo de medusa tiene filamentos largos y delicados. Puede dilatar su boca cuando se alimenta, hasta llegar a tragar medusas de más de la mitad de su tamaño. Cuando se altera, emite una luminiscencia verde-azulada bajo iluminación especial, gracias a más de 100 minúsculos órganos que rodean la campana exterior. Es cosechada por su aecuorina bioluminosa, que se utiliza en experimentos neurológicos y biológicos para detectar el calcio.

Fotos de la medusa gelatina cristal

Descripción del animal

Nombre científico: Aequorea victoria

Familia: Aequoreidae

Hábitat: Aguas abiertas de la costa de Norteamérica, desde California central hasta Vancouver, principalmente en las cercanías de Washington y de la Columbia Británica.

Tipo de animal: Invertebrado

Dieta: Pequeños organismos blandos y crustáceos. Sin embargo, tiende a preferir alimentarse de otras medusas.

Tamaño: El diámetro de la campana puede crecer hasta 25 cm, pero generalmente no más de 8 cm en la Bahía de Monterey.

Especies similares: Hidromedusas, anémonas de mar, corales.

Medusa gelatina cristal o Aequorea victoria

Conservación

Las medusas gelatina cristal nadan solo un poco y se dejan arrastrar por la corriente, flotando a la deriva. Toda la basura que tiramos al océano flota junto con ellas y otras especies también notables, y provoca perjuicios en un ecosistema que no comprendemos del todo.

Datos interesantes

Las medusas gelatina cristal poseen una luminiscencia brillante, con puntos resplandecientes sobre el borde de la campana externa. Los componentes necesarios para esta bioluminiscencia incluyen una proteína activada por el calcio ++, llamada aecuorina, y otra proteína verde fluorescente (GFP) que capta la energía de la aecuorina y la libera en forma de luz verde.

Las gelatina cristal pueden vivir más de dos años en exhibición. Aunque es muy difícil que estas medusas convivan con otros animales, ya que esta especie es conocida por su canibalismo.

Los científicos han creado “ratones verdes” que brillan con este color cuando se les ilumina con un haz de luz azul, logrados al insertar el gen de la GFP en los roedores.

La fotoproteína es de uso frecuente como marcador biológico que ayuda a los científicos a descubrir y a estudiar los genes con mayor facilidad.

Compártelo en tu red social: